Consejos para cuidar la maquinaria en invierno

Aquí te traemos los mejores consejos de cómo cuidar la maquinaria en invierno. Como todos sabemos, el invierno es una época a la que debemos adaptarnos, incluido también tus máquinas. Con ello reduciremos el número de averías que puedan sufrir.

Si quieres preparar bien tu maquinaria para el invierno, sigue estos pasos: comprueba las cadenas, la transmisión final, los engranajes y la caja de cambios porque a veces puede entrar agua.

Échale un vistazo también a la etiqueta para asegurarte de que estás utilizando un refrigerante que cumple con las normas y baja la temperatura para adaptarlo al clima de invierno. Si el refrigerante se congela, el bloque motor se puede romper y puede provocar una avería irreparable.

Añade acondicionador de combustible

El acondicionador de combustible evitará que la gasolina se congele y asegurará un buen funcionamiento de la maquinaria en la nieve. Sigue las recomendaciones del fabricante para saber la cantidad de acondicionador que requiere cada máquina. Combina el acondicionador de combustible con el tipo de combustible que uses, por ejemplo: el de bajo contenido en azufre.

Comprueba el filtro de aceite

Si el filtro de aceite se atasca, la humedad puede acumularse y congelarse en el invierno, causando que el equipo deje de funcionar o no funcione en las condiciones óptimas. Vacía el colector de agua de los filtros antes de que llegue el invierno. A la hora de cuidar la maquinaria en invierno y para evitar el período de inactividad, ten a mano filtros de aceite de repuesto.

Comprueba la ayuda de arranque en frío

Los motores diésel esparcen éter en el sistema de aire para ayudar al vehículo a funcionar en invierno. En los vehículos antiguos que usan botellas de spray de éter, comprueba que la botella no esté vacía. En los vehículos nuevos que tengan un sistema de éter automático, mira las conexiones y las mangueras por si estuvieran rotas o flojas.

Comprueba el calentador del motor

Los calentadores de motor mantienen los líquidos a una buena temperatura. Si no funciona, el aceite se vuelve espeso. Esto dificulta el funcionamiento de la máquina y, además, es una carga doble para la batería. Presiona el calentador del motor para comprobarlo y luego toca las mangueras para asegurarte de que están calientes.

Examina el pre-filtro de aire

Durante el verano, se pueden acumular mucha suciedad y restos que se deben limpiar. Si no los limpias, la nieve y el hielo se va a mezclar con estos restos, haciendo que la humedad entre en el sistema de aire y puede que el vehículo deje de funcionar.

Comprueba la batería y las conexiones

La corrosión en las conexiones de la batería causa que se transmita menos voltaje e incremente el esfuerzo de la batería. Las conexiones oxidadas pueden estropear batería y puede causar que la maquinaria no arranque. Comprobar con frecuencia la corrosión reduce las probabilidades de agotamiento en la batería.

Cómo guardar las máquinas en invierno

Llena el depósito de gasolina si es posible

Si el motor es diésel, déjalo totalmente lleno durante los meses de invierno para eliminar cualquier posibilidad de que se condense en el depósito y se expanda.
Esta condensación puede atascar el depósito, que a su vez puede bloquear la línea de combustible, los carburadores y los inyectores.

Arranca la maquinaria después de limpiarlo

Arranca la maquinaria después de limpiarla y cambiarle el aceite, para que una capa protectora de aceite recubra las partes internas. Esta capa de aceite actúa como si fuera un anticorrosivo. Vierte una mezcla de 50% de agua y 50% de anticongelante en el sistema refrigerante antes de arrancar y de esta manera protegerás el sistema refrigerante de temperaturas de hasta 36 grados bajo cero.

Limpia y carga completamente las baterías y luego desconecta los cables

Nunca guardes baterías que no estén completamente cargadas. Las temperaturas muy bajas reducen el ritmo de descarga de las baterías cargadas al 100%.

Arranca la máquina al menos una vez al mes

Evita arrancarlos cuando haga mucho frío. Encuentra el momento en el que la temperatura esté algo más cálida para arrancar la máquina y que el sistema hidráulico funcione durante un rato. No intentes mover vehículos tipo grúa cuando haga demasiado frío porque podría provocar daño en la cadena de cinemática del vehículo.

Operaciones en clima frío

Protege tu maquinaria

Si no puedes tenerlo resguardado cuando no lo estás usando, al menos ponle un toldo que lo recubra y sea resistente al agua. Cuando nieva hay condensación, y esto puede traer muchos problemas a todo el vehículo.

Control de la productividad

Con el frío, la tierra es más difícil de manejar y las heladas pueden penetrar en las carreteras y juntarse para hacer más difícil su utilidad, la carretera y el trabajo de las demoledoras, además de llevarte mucho tiempo. En los meses de invierno hay menos horas de sol, así que administra el tiempo lo mejor que puedas.

Mantén tu lugar de trabajo limpio

Es muy importante que tengas tu lugar de trabajo muy limpio en los meses de invierno. Cuando no estés trabajando, deja una capa de nieve en el suelo para no dejar que el hielo lo penetre, ya que la nieve realmente aislará el suelo de debajo. Cuando empieces a trabajar asegúrate de que has quitado toda la nieve y el hielo para evitar accidentes.

Limpia las áreas destinadas al traslado de nieve

Limpia los restos o herramientas que se escondan por la nieve que caiga. Marca un área con postes reflectantes, así las masas de nieve se pueden identificar fácilmente y se pueden mantener lejos de esas áreas.

Plan para proyectos de excavaciones

Los trozos de tierra congelados necesitan desplazarse a ciertas áreas específicos. Estos trozos congelados de tierra contienen agua que puede causar grandes problemas sobre todo en primavera, como por ejemplo hoyos.

Usa la mejor gasolina

Asegúrate de que estás utilizando un tipo de gasolina diésel que sea de buena calidad para el invierno. El acondicionador de combustible debería combinar a la perfección con el tipo de gasolina que uses (por ejemplo: una en bajo contenido en azufre) y debería estar aprobada por el comerciante.

Comprueba los aparatos de arranque

Asegúrate de que artilugios de arranque como los calefactores de motor y el clima frío funcionan correctamente

Calienta la maquinaria

Para cuidar la maquinaria en invierno deja que los vehículos suban hasta cierta temperatura antes de que empiecen a funcionar

Ten a mano un filtro de combustible de repuesto

Asegúrate de tener un filtro de combustible extra en la cabina y sigue las instrucciones de instalación en el manual de usuario.

Comprueba la acumulación de hielo

Revisa la acumulación de nieve o de hielo en el tubo de escape o ventilación, si se aplica. Examina y aclara el hielo y la nieve del área de aceleración y de freno.

Calienta para mejorar la respuesta de dirección

La respuesta de dirección en un equipo con dirección hidráulica puede llegar a ser muy lento a temperaturas bajas, incluso cuando se usa la gasolina idónea. Una vez que el vehículo arranque, déjalo un rato sin hacer nada hasta que alcance una buena temperatura para que funcione.

No te olvides de tu seguridad

Monta y desmonta la maquinaria usando tres puntos de contacto. Estos son algunos consejos de cómo cuidar la maquinaria en invierno. Recuerda lo más importante eres tú. Ten precaución, puede que estás trabajando con nieve y el hielo resbala. Las caídas son una causa muy común de daños.
Estos son los mejores consejos y maneras para adaptarse al invierno. ¡Sigue estos pasos y no dejes de cuidar nunca tu maquinaria!

Puedes ver más sobre mantenimiento de excavadoras y conocer nuestro amplio catálogo de maquinaria.

Share This