Mantenimiento y alquiler de maquinaria pesada.

El mantenimiento y alquiler de maquinaria pesada, en concreto maquinaria para la construcción (excavadoras, bulldozer, plataformas elevadoras…),  máquinas agrícolas, mineras y las más modernas, debe ser constante para poder disfrutar de ellas durante un mayor periodo de tiempo, puesto que si una máquina está mal cuidada funcionará de manera ineficaz y no trabajarás de manera eficiente.

La maquinaria pesada, como las que acabamos de mencionar, requieren continuas revisiones para que el mantenimiento sea óptimo. Los daños de este tipo de equipos son bastantes caros y, además, si están averiadas o mal cuidadas nos dan menos seguridad a la hora de trabajar con estas maquinarias pesadas y aumentan las probabilidades de tener un accidente.

Por lo tanto, para evitar desperfectos y para poder disfrutar de la seguridad que nos proporcionan este tipo de maquinaria, aquí tienes algunos consejos:

1.-Revisión del correcto funcionamiento

La maquinaria pesada necesita continuas revisiones para verificar su correcta actividad. Ejemplos de tipo de maquinaria pesada serían:

  • La excavadora
  • La retroexcavadora
  • Tractores
  • Dragas
  • La compactadora
  • La pavimentadora
  • La motoniveladora
  • Las cisternas de agua
  • Las volquetas
  • La cargadora

mantenimiento y alquiler de maquinaria pesada alquimaq

La primera vez que debe realizarse esta revisión es tras su compra, ya que puede venir con algún desperfecto, sobre todo si es una maquinaria pesada de segunda mano.

A partir de esa revisión, el funcionamiento y las capacidades de la máquina deberían mantenerse. Estas revisiones no deberían hacerlas un solo trabajador, puesto que cabe la posibilidad de que este no vea cualquier desperfecto que tenga la máquina y si no se solucionara podría provocar averías mayores.

Es recomendable que, una vez que encuentres la mejor forma de examinar estos equipos, lo compartas con otros departamentos u oficinas de tu empresa. Esta información puede resultar interesante también para ellos.

2.- Comprueba si hay algún indicio de desgaste

La exposición a altas temperaturas, vibraciones, golpes, movimientos bruscos e incluso el paso de los años son factores que favorecen el desgaste de la maquinaria.

Las altas temperaturas pueden ser la causa del desgate de algunas piezas, pérdida de aceite o de sonidos chirriantes entre muchas otras. El paso de los años puede afectar a distintas piezas de la máquina. Después de un tiempo teniendo a los equipos en funcionamiento, los cinturones empezarán a doblarse, empezarán a aparecer algunas grietas, etc. Si tienes que cambiar alguna de estas piezas porque esté deteriorada, antes de trabajar con la máquina, ponla en funcionamiento y comprueba y que realmente esa pieza nueva funciona correctamente y es la correcta.

3.- Engrasa la máquina con frecuencia

Los lubricantes reducen la fricción de cualquier parte móvil de la máquina. Si compruebas con frecuencia que la máquina está bien engrasada, esto ayudará a ampliar la vida útil de los equipos y también de las piezas. Además, si está bien engrasada se reduce el riesgo de sufrir accidentes con maquinaria pesada. Este paso es de los más importantes en el mantenimiento de estas máquinas.

Asegúrate de que estás utilizando el aceite correcto, ya que hay diferentes tipos para cada pieza o zona de la máquina. Puedes consultar con el fabricante cuáles son mejores para ese equipo en concreto.

4.- Mantén limpia la maquinaria

Las piezas de la máquina deben limpiarse cada cierto tiempo para conseguir que funcionen de manera perfecta, por lo tanto, revísalas con frecuencia para comprobar el estado en el que se encuentran.

El almacenamiento de la máquina es otro factor que debes tener en cuenta. Te recomendamos que la guardes en un sitio cubierto, evitando su exposición al viento y a la lluvia, ya que esto puede favorecer a la aparición de óxido en algunas zonas. Si vas a estar durante un periodo de tiempo sin usar la máquina, te aconsejamos que la arranques de vez en cuando para evitar que se estropee por estar en desuso.

En caso de que te decidas por el alquiler de una maquinaria pesada ó compraras de segunda mano, revisa que esté bien limpia y que no tenga ninguna zona ni pieza oxidada antes de ponerla en funcionamiento.

5.- Prepara un programa de mantenimiento y reparación

Los líquidos, neumáticos, cadenas y los circuitos eléctricos son las zonas que deben comprobarse con más frecuencia para garantizar un mantenimiento preventivo y mejorar su rendimiento. Si no realizas periódicamente este tipo de revisiones, es posible que en algún momento tengas que realizar una reparación de emergencia en la que suelen cometerse bastantes fallos, ya que se hace rápidamente y bajo presión. Debes tener claro qué debes revisar y cuándo debes hacerlo.

La razón principal de este tipo de reparaciones periódicas es detectar cualquier problema menor antes de que desencadene uno mayor y más costoso, o incluso a veces, uno irreparable. Aquí te dejamos algunos ejemplos de cómo puedes preparar tu programa de mantenimiento y reparación:

  • Los sistemas de transmisión de fuerza tienen varias piezas móviles que deben mantenerse en las condiciones óptimas para su correcto funcionamiento.
  • Los materiales de fricción o las juntas, entre otros, deben revisarse para buscar alguna zona que esté desgastada para poder cambiarla por otra.
  • Comprueba las poleas y las correas en v para ver también si están desgastadas y hay que cambiarlas.
  • Para la ejecución de maquinaria pesada es imprescindible que la dirección esté en correcto estado.
  • Engrasa los engranajes con frecuencia.

Siguiendo estos 5 consejos, podrás trabajar con la maquinaria pesada durante un mayor periodo de tiempo y conseguirás un excelente funcionamiento. Además, siguiendo este mantenimiento de maquinaria pesada tendrás que invertir menos dinero en ella, ya que no tendrás que solucionar tantas averías ni cambiar piezas tan asíduamente. Asimismo, evitarás accidentes con maquinaria pesada, puesto que todos estos consejos te garantizan seguridad.

Share This